Ush… soy bastante neurótica en muuuuchos sentidos, jejeje. Así que en este apartado hay varias.

Me enervan las faltas de ortografía, que acorten las palabras de manera innecesaria, que digan cosas como “hace sentido” (siempre pienso, o lo dicen bien en español, en cuyo caso algo “tiene sentido”; o le pochean bien y ya se echan un “makes sense” como parte de lo que sea que estén diciendo). Justo en el grupo de “hace sentido” está mi odio por el uso de la palabra “tema” como sinónimo de “problema”, sólo porque “issue” en inglés tiene ambas acepciones y bueno, así podría seguirme con varias cosas que me sacan un poco de quicio y que desafortunadamente se usan de forma frecuente.

Últimamente he descubierto que no me gusta estar cerca de gente que dice que sí a todo y a todos, solo porque no soporta caerle mal a persona alguna. Esos individuos que se esfuerzan demasiado por que los quieran, o por caer bien, y que absolutamente nadie diga nada malo de ellos suelen ser falsos, así que eventualmente se les cae el teatro. Hay gente que naturalmente le cae bien a la mayor parte de las personas, y como se nota mucho que su carisma es natural, no siento mayor repele, al contrario. No obstante, en el ambiente Godínez me he topado con el espécimen que a fuerzas necesita ser querido y aprobado por todos y bueno, ya dije lo que pienso. Al final del día, nadie es monedita de oro.

Tengo más pero no le quiero seguir, que no acabaría jajaja.