He sido Godínez por tanto tiempo que ya me acostumbré a la paga segura. No me pasa así con el machismo, la incompetencia, las faltas de respeto, y la grilla que he enfrentado en materia laboral recientemente. Eso sí que es nefasto. Si siendo escritora o periodista de música yo tuviera garantizado al menos el mismo ingreso que tengo ahora, dejaría todo para dedicarme a eso. Después de dormir y correr, mis actividades favoritas son escribir y escuchar música.

Sin embargo, ambas profesiones requieren un gran talento para lograr vivir de eso, y no son bien remuneradas, así que mientras seguiré aguantando en el trabajo de oficinista que tengo, que los viajes y los maratones no se pagan solos.