Foto de Bacalar (2019).

Los conciertos y viajar, sin lugar a dudas. En menor medida, las carreras, pero también es de las cosas que de repente extraño, sobre todo por la gran emoción/adrenalina que siento al inicio, jeje…

Y otra cosa que extraño es la tranquilidad de salir a donde sea sin sentir que en cualquier momento podría cachar al bicho (otra vez). Es algo que no creo recuperar pronto. De hecho, recientemente he empezado a salir un poquito y me contraría bastante ver a tanta y tanta gente sin protección alguna, como si no estuviera pasando nada. Eso me genera ganas de regresar corriendo a meterme a mi hogar. Quizá deba comenzar a lidiar con mi hipocondria, jejeje.